Por favor, use este identificador para citar o enlazar este ítem: http://aplicaciones.bibliolatino.com/handle/bibliolatino/593
Título : En manos de la gracia
Otros títulos: Nada nos puede desprender de su amor
Autor : Mamani Aruquipa, Marleny Ruth
Palabras claves : PARÁBOLA;CRÉDITO
Fecha de publicación : 2011
Editorial : Editorial Unilit
Editor Online : www.caribebetania.com
Abstract : La única calificación con que cuento para escribir un libro sobre la gracia es la ropa que visto. Permíteme explicarlo. Durante años tuve un elegante traje completo con saco, pantalón y hasta sombrero. Me consideraba bien elegante vistiéndolo y confiaba en que otros estaban de acuerdo conmigo. Los pantalones estaban hechos de la tela de mis buenas obras, fuerte tejido de obras hechas y proyectos acabados. Algunos estudios aquí, algunos sermones más allá. Muchas personas elogiaban mis pantalones y, lo confieso, tenía la tendencia de exhibirlos en público para que la gente los notara. La chaqueta era igualmente impresionante. Estaba entretejida con mis convicciones. Cada día me vestía con profundos sentimientos de fervor religioso. Mis emociones eran bastante fuertes. Tan fuertes, a decir verdad, que a menudo me pedían que modelara en reuniones públicas mi saco de celo para inspirar a otros. Por supuesto, me encantaba hacerlo. Mientras lo hacía, también mostraba mi sombrero: un tocado emplumado de conocimiento. Hecho con mis manos y de la tela de la opinión personal, lo llevaba con orgullo. Sin duda, Dios está impresionado con mi atuendo , pensaba a menudo. A veces entraba a su presencia contoneándome para que El pudiera elogiar mi atuendo hecho a la medida. El nunca dijo nada. Su silencio debe ser de admiración, me convencí. Pero entonces mi traje empezó a desgastarse. La tela de mis pantalones se estropeó. Mis mejores obras empezaron a descoserse. Empecé a dejar más cosas sin hacer y lo poco que realizaba no era nada de qué jactarse. No hay problemas , pensé. Me esforzaré más. Pero esforzarme más era un problema. Había un agujero en mi chaqueta de convicciones. Mi resolución estaba desgastada. Un viento frío me penetró hasta el pecho. Quise ajustarme bien el sombrero, pero el ala se desprendió por completo. En pocos meses mi ropaje de autojusticia se descosió por completo. Pasé de vestir un traje estilo sastre a los harapos de un mendigo. Temeroso que Dios pudiera estar enojado por mi traje estropeado, hice lo mejor que pude para remendarlo y cubrir mis faltas. Pero la tela estaba muy gastada y el viento era tan helado que me di por vencido. Volví a Dios. (¿A dónde más podía ir?) Un jueves por la tarde, siendo invierno, entré en la presencia de Dios no buscando aplauso, sino calor. Mi oración fue febril. —Me siento desnudo. —Lo estás. Y lo has estado por mucho tiempo. Nunca olvidaré lo que El hizo enseguida. —Tengo algo que darte—dijo. Con gentileza quitó los hilos que quedaban y luego tomó un manto, un manto real, el ropaje de su propia bondad. Lo puso alrededor de mis hombros. Las palabras que me dijo fueron tiernas: — Hijo, ahora estás vestido con Cristo (véase Gálatas 3.27 ). Aun cuando había cantado mil veces el himno, finalmente lo comprendí: Tengo la impresión de que algunos saben sobre qué estoy hablando. Estás vistiendo un traje que te has hecho a mano. Has cosido tus propios vestidos y andas ostentando tus obras religiosas… y ya, has empezado a notar un desgarrón en la tela. Antes de que empieces a remendarlo, me gustaría comentarte algunos pensamientos sobre el más grande descubrimiento de mi vida: la gracia de Dios. Mi estrategia es que pasemos algún tiempo recorriendo las montañas de la carta de Pablo a los Romanos. Una epístola para el autosuficiente. Romanos contrasta el aprieto de quienes deciden vestirse de ropas hechas por ellos mismos con la situación de quienes alegremente aceptan el vestido de la gracia. Romanos es el más grandioso tratado sobre la gracia que jamás se haya escrito. Encontrarás el aire fresco y el panorama claro. Martín Lutero llamó a Romanos «la parte principal del Nuevo Testamento y … verdaderamente el evangelio más puro». 2 Dios usó el libro para cambiar las vidas (y los vestidos) de Lutero, Juan Wesley, Juan Calvino, William Tyndale, San Agustín y otros millones más. Existe toda razón para pensar que hará lo mismo contigo.
URI : http://aplicaciones.bibliolatino.com/handle/bibliolatino/593
ISBN : 0-7899-1827-7
Aparece en las colecciones: Automatización...2021

Ficheros en este ítem:
Fichero Descripción Tamaño Formato  
max-lucado-en-manos-de-la-gracia.pdf673.26 kBAdobe PDFVista previa
Visualizar/Abrir


Los ítems de DSpace están protegidos por copyright, con todos los derechos reservados, a menos que se indique lo contrario.